Las empacaduras que no requieren restauración de torque o comúnmente llamado retorque, son ahora más comunes y convenientes. Los diseños más antiguos, tales como el emparedado (sándwich) de capas de acero y el de núcleo perforado, requieren de restauración de torque en la culata.
El trabajo adicional y los gasto del retorque de la empacadura causa que la reparación sea más costosa, los diseños que no requieren retorque mantienen un alto nivel de fuerza de sujeción.
Los diseños que los consumidores reciben no son necesariamente de su opción, sino más bien lo que cada aplicación requiere.




Empacadura de culata o cámara


La empacadura de culata o cámara debe sellar las presiones de combustión, que llegan a 1000 lb/pulg2 (689.5 kPa) en motores de gasolina, además, la empacadura de cámara debe sellar temperaturas de combustión que llegan hasta 2000°F (1100°C).


Los sellos de escape


El sello de escape debe permitir movimiento de torsión y vibración del motor. Esto es especialmente critico en motores montados transversalmente, donde el anillo debe resistir un movimiento giratorio y todavía mantener el sellado.
Antes de instalar nuevos sellos inspeccione la tubería en relación con la integridad estructural. Reemplace la tubería si es necesario. Limpie cuidadosamente el múltiple, la bridas de tubería y los pernos. Remueva todos los sobrantes adheridos del anillo viejo.





Sellos de válvulas

Los sellos gastados pueden aumentar hasta en un 70% el consumo de aceite.
Las válvulas se abren y cierran tanto como 100.000 veces por hora. Para satisfacer estas necesidades, el motor debe tener sellos durables, con el diseño y material correctos.
Existen básicamente dos tipos de sellos: el sello deflector que actúa como un paraguas a medida que se mueve con el vástago de la válvula, desviando el aceite; el otro se llama sello positivo y se sostiene en la guía, limpia y mide el aceite en el vástago.
Use el sello recomendado por el fabricante del equipo original o por un abastecedor de sellos de buena reputación.